Menu
Abrir

Banca Etica Blog

Hazien Fereka, agricultura ecológica

13 Febrero 2017

¿Cuando y cómo nació vuestro proyecto?

La idea de Hazien Fereka nace allá por 2011 a partir de una inquietud de vivir en y de la tierra. Ese año ponemos en marcha el proceso, por un lado, de búsqueda de tierra para el cultivo y que a su vez en un futuro nos dé la opción de implantarnos en el medio rural como forma de vida y, por otro lado, el de la formación.
En abril de 2013 nuestro proyecto comienza en una parcela de aproximadamente una hectárea en Gamiz-Fika.

¿Dónde está situado?

Está situado en un pequeño pueblo de la comarca de Uribe en Bizkaia, Gamiz-Fika, con tradición campesina, con buenas tierras para el cultivo y muy tranquilo y con apenas 1.300 habitantes. Adquirimos 12.000 metros de terreno con la idea de diversificar y poder autoabastecernos y abastecer de diferentes productos a los grupos de interés de los alrededores.

¿Qué es lo que os motiva a dedicaros a la agricultura? 

En nuestro entorno teníamos experiencias similares, teníamos ganas de vivir en el campo, de trabajar la tierra y de ser dueños de nuestra alimentación y creíamos que podíamos aportar cosas nuevas en este camino mediante la agroecología. Creemos que la soberanía alimentaria es posible, como herramienta de transformación y como un bonito camino por recorrer. 

¿Quién participa?

El proyecto lo formamos 2 personas, Igone e Iban, pero este proyecto no podría haber salido adelante sin la ayuda de muchas amigas, amigos, familiares que han tomado parte de una u otra forma en este tiempo. Además de las familias que confían en nosotras para alimentarse y que sin ellas tampoco sería posible seguir en la pelea.
El acompañamiento y la formación del sindicato Ehne Bizkaia ha sido importante en este camino, tanto como las diferentes redes que hemos tejido en este proceso.

¿Qué tipo de productos tenéis?

Principalmente producimos verdura ecológica. También tenemos gallinas y vendemos huevos. Hacemos mermeladas y productos en conservas. La idea desde un principio era diversificar todo lo que pudiésemos, pero sabiendo que los ritmos de la tierra son los que son.
En el futuro vendrá la fruta de algunos árboles que hay plantados, y más que se plantarán y quién sabe si algún animal, o un pequeño horno de barro para hacer pan.

¿Dónde van vuestros productos?

Nuestro principal modo de venta es mediante cestas de verdura semanales a grupos de consumo. Tenemos 3 puntos de distribución, los barrios de Errekalde y Bilbao La Vieja en Bilbao y también repartimos en Mungia. En Errekalde, creamos junto con otros dos proyectos un espacio llamado Ganekoop hace un par de años, es una Cooperativa de Consumidoras y Productoras que va en la línea de la Soberanía Alimentaria e intentamos dar visibilidad al campo y a otra forma de consumo en el barrio, con un impacto sobre unas 50 familias. Experiencias como esta se están multiplicando, en Bilbao, tenemos como ejemplo, Kidekoop en Bilbao la Vieja o proximamente Labore Bilbo.

¿Con qué problemas principales os habéis encontrado hasta el momento?

El acceso a la tierra es, sin duda, uno de los mayores impedimentos que tenemos la gente joven que queremos implantarnos en el campo, además de la escasez de tierra para cultivo, el precio de la tierra es desorbitado. Una vez nos pusimos en marcha, la inexperiencia en la huerta y en el manejo de la tierra son dos factores que hacen que estés alerta y con ganas de aprender en cada momento. El hecho de hacer muchas labores dentro del proyecto es complicado, porque hay que estar encima de multitud de cuestiones.
Intentamos desempeñar todas las funciones que requiere un empresa, somos nuestros comerciales, agricultoras, repartimos, llevamos la contabilidad sin asesoría,etc. Desempeñas muchos roles a lo largo de una semana, pero seguramente sea la mejor manera de llevar un control adecuado de la explotación, además de reducir gastos.  Estamos satisfechos.

¿Por qué elegisteis Fiare para financiaros?

Nos ha parecido siempre que un proyecto agroecológico debía financiarse bajo unos parámetros concretos, lejos de intereses especulativos, a lo que creíamos que Fiare podía dar respuesta. Hace tres años, al poner en marcha el proyecto acudimos a Fiare para financiarnos, pero llegamos en un momento en que estaban en un proceso de cambio e integración con Banca Popolare Etica, y querían ir poco a poco. Nos quedamos con la pena de no poder financiarnos con ellas y tuvimos que recurrir a la banca ordinaria.
El pasado año volvimos a Fiare para solicitar financiación para la bioconstrucción del que va a ser nuestro pabellón agrícola, viendo que era un proyecto que encajaba dentro de su filosofía, y esta vez sí ha sido posible.
De la mano de Oreka Arkitektura, estamos en la segunda fase del proyecto, que es la de poder tener unas instalaciones adecuadas para dar respuesta a una serie de carencias que hemos tenido hasta el momento, una zona de limpieza de la verdura y de preparación de cestas, una cocina donde transformar nuestros productos, un vestuario, una oficina, un pequeño taller y una zona de almacenaje.

www.facebook.com/hazienfereka

 

COMENTARIOS