Bienestar animal y social: claves de la Granja Crica

Bienestar animal y social: claves de la Granja Crica

8 Ekaina 2021

La granja Crica está situada junto al regazo del río Cega, donde el valle se hace hueco en la extensa llanura de la campiña vallisoletana. Es la única de producción láctea de vacuno certificada como ecológica en Castilla y León.

El conocimiento tradicional de una familia dedicada al ganado se combina con una gestión integral de todas las fases de la producción, elaboración y comercialización. Intentan cerrar toda la cadena, y para ello se encargan de cultivar todo el alimento necesario para mantener a las vacas, ordeñar y elaborar productos lácteos (leche, quesos, yogures y nata) en su quesería anexa a los pastos. Además, la cooperativa también se encarga de comercializar sus propios productos.

Venta directa

La venta directa es la pieza clave de la gestión integral de la cooperativa Crica. Los productos se venden en la tienda de la granja y también distribuyen directamente a grupos de consumo, tiendas y restaurantes. De esta forma pueden asegurar la máxima calidad, en cada uno de los procesos en los que intervienen y que todos los productos lleguen lo más frescos y saludables, hasta su destino.
Reparten todas las semanas en Madrid y Valladolid y cada 15 días también en Segovia y Salamanca.

Una producción sostenible

Desde que comenzaron su ‘carrera ecológica’, han hecho cambios significativos, sobre todo en ahorro de energías.
Llevan a cabo un sistema de  gestión de pastos denominado P.R.V. (Pastoreo Racional Voisin), que les permite aumentar la producción de los pastos, elevar la materia orgánica del suelo y contribuir en la captura de carbono en tasas muy altas.

Toda el agua que se utiliza en la granja excepto la de la quesería, es extraída de un pozo superficial mediante placas solares. El pozo está en la parte alta de la granja, y a partir de aquí todo va por gravedad. También en los procesos de la quesería, utilizan placas solares para calentar el agua de la elaboración de productos.

Bienestar animal

Las vacas en esta granja ecológica alargan su vida de producción lechera tres veces más. En una explotación convencional a los cuatro o cinco años las vacas se reponen por otras nuevas. En el caso de Crica supone un ahorro importante relativo a la cría de terneras de reposición.

Por otro lado, estas vacas producen la mitad que las de una ganadería convencional, unos 4.000 litros por vaca al año. Sin embargo, tienen unos requerimientos energéticos seis veces inferiores a las de una estabulada . Y algo muy importante para la transformación láctea, la calidad de la leche, en cuanto a grasa y proteínas, es excepcional. También hay que considerar que hacen más ejercicio físico, por eso consumen más energía.

Las vacas son alimentadas con comida equilibrada para que estén saludables, no para producir más. No usan medicinas, pero tampoco las necesitan porque los animales están sanos. Todo ello se transmite a los productos lácteos de Granja Crica.

El valor de las personas

En la granja Crica valoran la mano de obra por encima de las máquinas, porque piensan en lo social y sostenible y en la fijación de población en zonas rurales.
Son una cooperativa que intenta actuar de la forma más social posible y esto se puede observar viendo la pequeña dimensión de la granja.

Visitas guiadas

Para compartir sus experiencias y conocimiento organizan visitas guiadas con catas de productos.
Durante la visita, se puede ver toda la Granja, las vacas y sus instalaciones. Se pasea por toda la finca, donde se explica la particular gestión de los prados y la relación existente con el resto de flora y fauna silvestre. Por último hay una degustación de los productos Crica: leche, queso y yogur.

www.crica.es

COMENTARIOS

Fiaretik hurbil, zugandik hurbil