Aumentar el capital social de Banca Etica es una apuesta por la economía real

Aumentar el capital social de Banca Etica es una apuesta por la economía real

28 Iraila 2022

Ante un cambio de valores en la sociedad, donde muchas personas y empresas están usando cada vez más conceptos como sostenibilidad, lucha por el cambio climático, ecología, entrevistamos a nuestros consejeros Alberto Puyo (Cáritas Española) y Arola Farré (Microfides) para conocer mejor sus opiniones y la de Banca Etica (BE) en relación a los retos actuales.

Desde Banca Etica creemos que la sostenibilidad debe ir de la mano de la justicia social, pero la realidad parece que no lo refleja del todo. ¿Por qué creeis que la ciudadanía prioriza la sostenibilidad y deja de lado otros valores?

Alberto Puyo- Creo que por varias razones. Por un lado, por el uso “comercial” y abusivo que han hecho muchas entidades del término sostenible y que con la fuerza que tienen en la publicidad han conseguido meter en la cabeza de la gente la importancia de la sostenibilidad medioambiental, olvidando que debe ir de la mano de la justicia social.

Por otro lado, por un cambio real en la sociedad, que está dando cada día mayor importancia a la ecología y las consecuencias del cambio climático para todos y todas, es algo tangible que sentimos cada día y por lo tato es fácil de asumir como reto a nivel global.

Finalmente pienso que la justicia social pasa a veces a un segundo plano, o directamente se olvida, por ser algo a lo que “estamos acostumbrados”; siempre hemos tenido personas en situación de pobreza y sin sus derechos cubiertos, por lo tanto, hay una imagen más inalcanzable. Así mismo es un reto que se nos puede antojar más difícil de alcanzar, más complejo que la sostenibilidad medioambiental.

Arola Ferré:  Como sabemos, la sostenibilidad medioambiental está fuertemente relacionada con la justicia social. Ahora ya casi todos percibimos el cambio climático porque nos afecta directamente, y afecta también a los países ricos, por eso la sociedad empieza a reaccionar. La política, la economía, empiezan a tomar medidas, aunque todavía demasiado tibias, por ejemplo incluyendo el gas y la energía nuclear como susceptibles de ser financiados con etiqueta de sostenibles…  Reaccionamos porque nos afecta directamente y afecta a nuestro bienestar y nuestra economía.  Mientras la justicia social, como dice Alberto, estamos más acostumbrados a que esté allí, un poco alejada de la mayoría de la sociedad, la contenemos, pero no nos afecta demasiado. Esto es una expresión más de la Aporofobia de nuestra sociedad. Sin embargo, las dos realidades están muy vinculadas entre ellas y debemos tener un enfoque global para responder a situaciones complejas.

¿En qué momento creéis que se encuentra Banca Etica?

Arola Ferré:  BE trabaja estas dos realidades desde los inicios, de hecho, es nuestra razón de ser: Ser conscientes de las consecuencias no económicas de nuestras decisiones económicas, y actuar en consecuencia. Por ello, desde el inicio, 1999 aplicamos una evaluación socio-ambiental a cada realidad a financiar, y sólo si el resultado es positivo, realizamos el análisis económico y financiero de la realidad para evaluar si la podemos financiar.

En BE solo hacemos actividad de finanzas éticas. Nuestro trabajo está enfocado en la transformación de la realidad: crecer en justicia social, disminuir el impacto ambiental, promover la inclusión social y financiera de todas las personas y apoyar a todas las entidades que trabajan con estos valores, trabajar en red con ellas.  El objetivo es la transformación de la sociedad en una sociedad más justa e inclusiva. Por ello trabajamos si ánimo de lucro, para no desviarnos de nuestro objetivo.

Nosotros no hacemos banca al estilo tradicional, no financiamos ni invertimos enfocados a obtener el mayor beneficio económico posible, sin tener en cuenta los efectos sociales o medioambientales, y sacamos algún producto que cumple los criterios de sostenibilidad. Si lo que deseas es que tu dinero sea administrado con criterios éticos, sea invertido con un impacto positivo en la sociedad, mucho mejor hacerlo por medio de una entidad que toda ella está enfocada con tus valores, asegurando que no usarán tu dinero para actividades con las que tu estarías claramente en contra.

Alberto Puyo: En BE estamos donde debemos estar. Tenemos unos principios claros y una mecánica de trabajo que se orienta claramente hacia estos valores y otros como la gobernanza democrática, la paridad de derechos entre hombres y mujeres, etc. Considero que el banco trabaja día a día en esta línea, con la selección de operaciones a financiar, con los criterios de los evaluadores ético-social-medioambiental y con el apoyo directo a proyectos que fomentan estos dos valores (ecología y justicia social).

Toda esa dinámica se refuerza además con el trabajo de los Grupos de personas socias, claramente comprometidos con estos valores, y con la actividad de otros órganos de la entidad como la Mesa de socios de Referencia o las Fundaciones.

 ¿Qué valoración hacéis de la evolución de Fiare Banca Etica y de su situación actual?

Alberto Puyo:  BE está en permanente evolución y adaptación a las circunstancias de la sociedad. El incremento de productos ofrecidos, el refuerzo de estructuras colaborativa “paralelas” a la operativa bancaria, el compromiso con diversos proyectos y sectores que precisamente trabajan en el cambio medioambiental o social, no hacen más que reforzar la idea de que la situación actual esta encaminada a continuar con nuestra labor.

La expansión del Banco en España como resultado del compromiso desinteresados de muchas personas, así como el trabajo eficaz de la estructura, es una prueba más de que vamos en la buena dirección y que aún queda mucho camino para recorrer. 

Arola Ferré: BE sigue creciendo en socios, clientes, ahorro y crédito.  Trabajando en red, en mutua colaboración con las entidades que realizan impacto social y medioambiental positivo, en sólo un año hemos alcanzado unos resultados de los que estamos muy orgullosos: 45.000 personas asistidas (menores, ancianos, personas vulnerables), 82.000 toneladas de CO2 evitadas, 765.000 toneladas de residuos reciclados, 1 millón de personas beneficiarias de cooperación internacional, este es el resultado que perseguimos, junto con tantas personas y entidades que cada día trabajan por una sociedad mejor.

¿Qué aporta de nuevo esta campaña de capital social?

Arola Ferré: En un entorno de incertidumbre económica, confusión de mensajes y mucho green-washing, aumentar el capital social de Banca Etica es una apuesta por la economía real, no especulativa, por la transparencia sobre el uso de tu dinero, y la satisfacción de que tu dinero está construyendo una sociedad mejor, es una inversión de impacto positivo. 
Comprar capital social de Banca Etica construye banco, construye una sociedad mejor.

La persona socia de Banca Etica puede participar en el desarrollo del banco, participar en las decisiones, porque creemos en la democracia económica y la llevamos a la práctica. Por eso somos una cooperativa.

Alberto Puyo: Aporta la posibilidad para más personas y entidades de formar parte de este proyecto. En BE el capital no debería ser considerado como un producto de inversión al que se le busca un rendimiento. Es un compromiso, una apuesta, por una forma diferente de hacer banca; con principios, con objetivos muy distintas a los de la banca tradicional, con una forma de trabajo que tiene en cuenta las aportaciones de otros actores que no son solo los puramente económicos. En definitiva, es una forma de apoyar la idea de que el dinero no es neutral y de que con un banco como el nuestro estamos consiguiendo una sociedad mejor.

¿Por qué es importante que organizaciones sociales formen parte de la base asociativa del banco?

Alberto Puyo: En el tema del capital social y los cooperativistas, somos importantes todos: las personas físicas y las entidades (organizaciones sociales). La importancia de la participación de estas organizaciones en el capital social radica en que aportan un conocimiento de un sector concreto, así como permiten una permeabilidad mayor en la sociedad de lo valores y principios del la BE.  A través de los diversos mecanismos de participación que existen, estas organizaciones pueden completar la visión compartida del proyecto, aportando, debatiendo y trabajando en los objetivos de la BE.

Arola Ferré: Banca Etica no tiene sentido sin las organizaciones sociales, nosotros sostenemos financieramente su trabajo, pero sin ellas no habría cambio social o medioambiental. Ellas son las más importantes para transformar la realidad. Juntos perseguimos los mismos objetivos. Las organizaciones que trabajan por una sociedad más justa, más inclusiva y con una relación con medio-ambiente sana, sostenible, disponen de un banco con todos los servicios que necesitan, eficaz, que persigue sus mismos objetivos. Las decisiones económicas tienen sus consecuencias sociales y ambientales, mejor trabajar con un banco con el que estás de acuerdo, en coherencia con tus valores y objetivos.

¿En vuestra opinión, por qué os hicisteis socios de FiareBancaEtica y por qué continúa teniendo sentido pertenecer a un banco cooperativo?

Arola Ferré: Me encanta ser socia de Fiare Banca Etica, es una decisión que hice hace muchos años, empecé con una cantidad modesta y la voy aumentando con el tiempo, sigo comprando acciones para reforzar el banco y que pueda seguir realizando su función en la sociedad, para fortalecer un banco diferente en el que creo y genera un cambio real, en alianza con tantas entidades que trabajan seriamente y sin descanso.  Fiare Banca Etica está gestionada con prudencia y eso también me da tranquilidad, pero sobre todo, comprar capital de Banca Etica es un acto de coherencia que me llena de satisfacción.

Alberto Puyo:  Me hice socio como una consecuencia lógica a mi participación en el proyecto desde los inicios. Desde aquel comienzo en un bar donde un grupo de personas pensábamos… “se debe de poder hacer banca con principios y valores como la ecología o la justicia social, ¿cómo podemos hacerlo?”, hasta la implantación del BE en España que nos permitió concretar este ideal. 

Es necesario incrementar la base social de socios, por un sentido fácil de entender de qué cuantos más seamos, a más sitios llegaremos; cuantos más seamos, más podremos hacer; cuantos más seamos más rica será la reflexión conjunta…

Además, estamos en un momento de fusiones y absorciones bancarias que está dejando el panorama bancario, especialmente el español, en un oligopolio muy pequeño. Esto nos ha demostrado la historia que lleva a abusos por parte de los pocos bancos que llegan y a un control de la actividad que se suele alejar de las necesidades reales de las personas y entidades. 

Es necesario que entidades como la nuestra existan para permitir trabajar bajo otros parámetros y demostrar a la ciudadanía que hay alternativas al oligopolio. Y para existir es necesario tener músculo financiero, que se concreta en una parte importante, en el capital social. Invirtamos!
 

COMENTARIOS

Fiaretik hurbil, zugandik hurbil