El virus de la desigualdad

El virus de la desigualdad

19 Marzo 2021

Por Elisa Baciotti, directora de campaña de Oxfam Italia y miembro del consejo de administración de Banca Etica

La pandemia de COVID19 ha sido comparada con potentes rayos X que han revelado al mundo, en toda su crudeza, las amplias brechas económicas y las profundas fracturas y fragilidades sociales que preexistían al estallido de la emergencia sanitaria y agravadas por la situación económica y social provocada por la crisis. Esta pandemia afecta de manera muy diferente según las distintas oportunidades que tienen las personas en función de sus condiciones económicas, laborales, culturales y sociales.

A menudo hay una diferencia incluso entre vida y muerte: los brasileños de ascendencia africana tienen un 40% más de probabilidades de morir de COVID-19 que la población blanca; en los Estados Unidos, 22.000 ciudadanos afroamericanos y latinoamericanos todavía estarían vivos si sus tasas de mortalidad fueran las mismas que las de los blancos. La tasa de mortalidad por COVID-19 en el 10 % de las zonas más desfavorecidas de Inglaterra duplica a la del 10 % de las zonas más ricas y se han observado tendencias similares en España.

La radiografía que devuelve el informe internacional de Oxfam, El virus de la desigualdad, muestra una realidad marcada por unos pocos "ganadores" y muchos "perdedores".

Con la recuperación de las bolsas de valores, las fortunas de los multimillonarios alcanzaron máximos históricos: en diciembre su riqueza total había alcanzado los 11.950 millones de dólares, el equivalente a los recursos asignados por todos los países del G20 para responder a los efectos de la pandemia y las 1.000 personas más ricas del mundo han recuperado en tan solo nueve meses todas las pérdidas que habían acumulado debido a la crisis del Covid-19, mientras que los más pobres podrían tardar más de 10 años en recuperarse de las catastróficas consecuencias económicas de la pandemia.

Una vez más, las mujeres son las más afectadas. A nivel mundial, las mujeres están más empleadas en los sectores profesionales más afectados por la pandemia. Esto es evidente en Oriente Medio y África del Norte, donde las mujeres representan solo el 20% de la fuerza laboral, pero se estima que la pérdida de puestos de trabajo debido a Covid-19 afecta el empleo femenino en un 40%. España fue el país que sufrió en 2020 el mayor aumento de la tasa de desempleo femenino hasta situarse en el 18,4%, lo que sitúa al país como el segundo con más paro entre las mujeres de toda la Unión Europea,

Al escuchar los pronósticos hechos por casi 300 economistas en casi 80 países, por primera vez en un siglo, se podría ver un aumento en la desigualdad económica en casi todos los países al mismo tiempo. Esto, por el momento, no ha sucedido en Italia, donde las medidas públicas de apoyo a la renta, el trabajo y las familias emitidas por el gobierno durante 2020 han ayudado a mitigar el impacto de la crisis y a reducir moderadamente las brechas salariales y de ingresos.

Sin embargo, esta moderada reducción de las desigualdades ha ido acompañada de una caída de los ingresos de una gran proporción de la población más pobre y, además, esta reducción de la desigualdad no es efecto de una intervención estructural sino exclusivamente de medidas compensatorias que, en todo caso, necesitan que se mantengan hasta que la economía se recupere por completo.

Además, han aumentado las "desigualdades", las grandes brechas preexistentes en dimensiones fundamentales del bienestar como la salud, el acceso a una educación de calidad, la disponibilidad de vivienda adecuada, el grado de reconocimiento por parte de la comunidad, dimensiones esenciales para una vida digna libre de problemas para todos.

Un análisis que muestra cómo el trabajo ausente, perdido o congelado, la vieja pobreza y el nuevo empobrecimiento, el agravamiento de los problemas habitacionales, las vulnerabilidades educativas y formativas, confirman la instantánea de un país en gran sufrimiento.

Para abordar las crecientes vulnerabilidades tras el impacto de la pandemia, es necesario adoptar políticas que puedan afectar las causas estructurales, que alimenten las brechas económicas y sociales. En primer lugar, fortaleciendo las redes de seguridad social para los trabajadores autónomos y con contratos distintos del indefinido; luego trabajando por una reforma fiscal que traslade la carga fiscal del trabajo y el consumo a la riqueza y la renta del capital. Además, es más necesario que nunca invertir en educación pública de calidad y en la lucha contra la pobreza educativa.

Todos los temas que aparecen urgentes en la agenda pública del país y que deben ser ubicados en el centro de la reconstrucción y la recuperación, y que también necesitan una acción sinérgica del sector privado y los involucrados en inversiones responsables, como Banca Etica.

 

Informe "El virus de la desigualdad"

COMENTARIOS

Preto de Fiare, preto de ti.