Menu
Abrir

Nuestra historia

En el País Vasco varios grupos interesados en las finanzas éticas crearon en 2003 la Fundación Fiare, para construir un movimiento de ciudadanía activa que estableciera los cimientos de una banca ética. En 2005 se firmó el contrato de agentes con Banca Popolare Etica, que fue la experiencia que más les interesó a nivel europeo, y se inició la intermediación financiera en territorio español.

Después de años de campaña de recogida de ahorro y primeros créditos, financiación en 4 sectores y recogida de capital social, en 2011 se hizo la propuesta de integración de Fiare y BpE, con la aprobación en las asambleas de ambos países, hasta llegar en 2013 a la creación del Área Fiare en Banca Popolare Etica. En otoño del 2014 se inicia la nueva etapa de Fiare, como Área de Banca Popolare Etica.

Gracias a las miles de personas socias, se está materializando el sueño de crear una institución financiera ética y cooperativa, con una dimensión europea.

En Italia las primeras experiencias de finanzas éticas fueron las cooperativas MAG (Mutue per l'Autogestione). La idea no era recolectar primero el dinero y luego buscar proyectos a financiar, sino encontrar primero lo que se quería financiar y luego buscar gente que se comprometiera a prestar una parte de lo que la empresa social necesitaba de inversión total.

En los años noventa, las MAG contactaron con las instituciones del mundo de la cooperación social, el voluntariado y las asociaciones, para crear una propuesta financiera adecuada para esos sectores. La iniciativa tuvo éxito y en diciembre de 1994 se constituyó la Cooperativa Verso la Banca Etica. En 1999 se recogió el capital social necesario para convertirse en banca popular y, tras la autorización de la Banca d’Italia, abrió la primera filial en Padua. Gracias a los Grupos de Iniciativa Territorial (GIT) se fue consolidando poco a poco la presencia en toda Italia, con la apertura de nuevas filiales, implicando cada vez a más personas y estimulando la capitalización.