COVID 19: la organización de las personas trabajadoras

Banca Etica Blog

COVID 19: la organización de las personas trabajadoras

23 Junio 2020

El compromiso de Fiare Banca Etica a nivel interno: trabajo desde casa, fortalecimiento de la comunicación interna, formación... Hablamos de todo ello con Francesco Peraro, Responsable de Gestión y desarrollo de Recursos Humanos.

¿Cuál  ha sido tu primer esfuerzo de gestión de las personas para abordar la crisis del coronavirus?

Asegurar a las personas que trabajan en el Banco que pudieron trabajar inmediatamente desde casa. En la primavera de 2019 comenzamos con una prueba del trabajo desde casa que permitía trabajar desde otro lugar privado elegido por el emplead/a por un máximo de dos días a la semana. En febrero de 2020 ya había un centenar de personas trabajadoras que aprovecharon esta posibilidad y, además, casi todos/as los 334 trabajadores/as estaban equipados con portátiles. Las sedes de Banca Etica se encuentran en Bilbao y Padua, dos de los territorios afectados rápidamente por el SARS-CoV-2 tanto en España como en Italia, por lo tanto tuvimos que activar inmediatamente que todo el personal  pudiera continuar trabajando desde casa.

¿Los/as empleados/as de las delegaciones también han trabajado desde casa?

Sí, desde finales de marzo, solo Bilbao ha permanecido abierta 2 días a la semana y en Barcelona y Madrid solo se gestionaban citas previas para trámites urgentes. Las actividades de asesoramiento  para empresas y entidades también continuaron de forma telemática y vía telefónica. Y dada la dificultad social y económica hemos intentado contactar con todas las empresas clientas para conocer su situación. Por lo tanto servicio y proximidad no van reñidos con el trabajo desde casa. Al contrario, hemos aumentado la financiación y el servicio a las empresas. Y la seguridad laboral de nuestra plantilla era prioritaria.

¿Qué se ha hecho para acompañar este cambio?

Para introducir el "trabajo desde casa", se necesita un cambio que actúe en varios frentes: tecnología, redefinición de espacios de trabajo y nuevas políticas de gestión de personal. Pero el nodo central es que el teletrabajo  brinda flexibilidad y autonomía frente a una mayor responsabilidad por los resultados. El hecho de que hubiera trabajadores/as  que ya trabajaran "remotamente" nos ayudó a profundizar la experiencia durante esta "emergencia". Sabemos que facilita la conciliación en términos de tiempo de vida y los tiempos laborales, promueve el crecimiento profesional al alentar la colaboración y el intercambio entre las oficinas centrales y la red. En resumen, muchos de nosotros ya estábamos acostumbrados a no tener a nuestros colegas o responsables al lado. Además, en los últimos meses, hemos fortalecido la comunicación interna y realizado talleres sobre teletrabajo para personal, responsables y la red comercial.

¿Cuáles son los desafíos futuros en la gestión de recursos humanos después de este período?

La emergencia ha cambiado en poco tiempo y probablemente cambiará para siempre el estilo de vida y los hábitos de trabajo de las personas. Las ventajas innegables del teletrabajo  también han sido apreciadas por aquellos que nunca lo han experimentado y seguramente como Banco deberíamos comenzar a reflexionar, también con las organizaciones sindicales, sobre cómo "ajustar" los métodos de teletrabajo adoptados hasta la fecha. El otro desafío que sentimos que caracteriza fuertemente este momento es estimular cada vez más el enfoque cooperativo de todos los trabajadores y principalmente de la direcciones. Somos un banco cooperativo y también nos gustaría estar en los métodos de organización y en la cultura corporativa, donde todo el mundo pueda sentirse promotor/a del cambio, tanto dentro de su equipo como a nivel de organización en su conjunto.

COMENTARIOS

Cerca de Fiare, cerca de ti